Se trata de unas cámaras réflex enfocadas a un público no experto.

Han sido 3 los modelos presentados: Sony Alpha A230, Sony Alpha A330 y Sony Alpha A380, que se distinguen entre ellas por la resolución de su sensor, de tipo APS-C, y algunas funcionalidades. La A230 ofrece 10.2 megapíxeles, igual que la A330, mientras que la A380 sube ese número hasta los 14.2 megapíxeles.

La diferencia entre la A230 y la A330, igual que el modelo superior, incluye tecnología Quick AF Live View, con un sensor de imagen dedicado que le permite un enfoque mucho más rápido que en otros sistemas de Live View.

Los 3 modelos comparten una misma pantalla trasera, con un tamaño de 2,7 pulgadas, y visible bajo la luz del sol. La A330 y la A380 destacan, además, por permitir inclinar esta pantalla.

Para el almacenamiento, las 3 cámaras permiten el uso de diversas tarjetas de memoria. Las Memory Stick PRO Duo las dábamos por supuestas, teniendo en cuenta que son cámaras de Sony, pero menos habitual resulta el que incluyan una ranura para tarjetas SD.

Las imágenes las podremos visualizar en un televisor de alta resolución a través de la salida HDMI, lo cual nos permitirá controlar esta visualización mediante el mando a distancia del televisor, gracias a la compatibilidad con Bravia Sync.

Los 3 cuerpos llegan acompañados de diversas lentes. La más estándar es la SAL-1855 con 18-55 milímetros con F/3.5-5.6, similar al que podemos encontrar por defecto en otras cámaras de este estilo. Un poco más allá va la SAL-55200/2, con una distancia focal 55-200 milímetros y F/4-5.6.

Pero aunque los más habituales, no son los únicos, ya que se presentan 2 nuevos objetivos con focal fijo, el SAL-50F18, de 50 mm y F/1.8, y el SAL-30M28, de 30 mm y F/2.8. Estos últimos se deberán adquirir por separado, mientras que los 2 primeros se ofrecerán en kit con el cuerpo de la cámara.

 

 

Written by cadiz-virtual