El nuevo iPod shuffle solo incluye una tecla de encendido y apagado, además del conector para auriculares de 3,5 mm y la pinza trasera con la que podremos sujetarlo a la ropa.

Una pulsación nos permite empezar o pausar la reproducción. 2 pulsaciones avanzan a la siguiente canción, 3 pulsaciones retroceden a la anterior, mientras que si mantenemos pulsado hasta que suene un tono iremos a seleccionar una lista de reproducción.

Parece extraño que se implementen listas de reproducción en un dispositivo sin pantalla, pero el iPod shuffle dispone de un nuevo método de ofrecernos los datos: A través de la voz. Es capaz de leernos el título de cada una de las listas de reproducción para que sepamos cual estamos seleccionado en cada momento.

No es el único sitio donde aprovecha la funcionalidad del habla. Manteniendo pulsado ligeramente el botón central el reproductor nos lo dirá, bajando ligeramente el volumen de la música para que lo oigamos sin problemas.

Esta función la han bautizado como Voice Over y todos los datos se generan desde iTunes al sincronizar las canciones con el reproductor, evitando así el tener que dotar de más potencia a éste. Además, habla correctamente hasta en 14 idiomas, seleccionando automáticamente el más adecuado.

Mediante un análisis del artista, del título de la canción… Voice Over detecta cual es el idioma y utiliza la voz que nos lee el título y el artista, haciendo que suene mucho mejor.

Si nos fijamos un poco más en las especificaciones del iPod shuffle veremos que mide 4,5 × 1,7 × 0,7 cm y que tiene un peso de poco más de 10 gr. La autonomía se ha reducido ligeramente respecto al modelo anterior, siendo en este caso de unas 10 horas, recargándose completamente en 3 horas.

Un movimiento arriesgado por parte de Apple con la renovación del iPod shuffle. Particularmente, me gusta más el modelo antiguo tanto por diseño como por incluir los controles integrados. Esta nueva versión obliga a utilizar los auriculares que vienen con el reproductor, cuya calidad es bastante pésima, si conectamos otros ni siquiera podremos empezar a reproducir música.

 

Written by cadiz-virtual