La capacidad de volverse invisible ha sido durante mucho tiempo uno de los dispositivos más convincentes de la ciencia ficción. Resulta que una especie de enfoque de adentro hacia afuera tiene un valor científico que podría reforzar la eficacia de la tecnología de la invisibilidad.

Los investigadores se basan en los principios de la ocultación plasmónica, que es cuando la interacción de la luz y las nanoestructuras metálicas crea corrientes eléctricas que hacen que un dispositivo sea invisible.

La nueva técnica de camuflaje permite que la luz pase a través

El concepto de una capa de invisibilidad suena a pura ciencia ficción, pero ocultar algo de la vista es teóricamente posible. Han desarrollado un nuevo dispositivo que funciona de una manera completamente diferente a la tecnología de camuflaje existente.

Vemos objetos porque la luz rebota en ellos antes de caer sobre sus retinas, y ellos obtienen sus colores reflejando más luz de ese color particular.

Las soluciones convencionales de ocultación se basan el alternar la trayectoria de propagación de la iluminación alrededor del objeto a ocultar, los diferentes colores tardan diferentes cantidades de tiempo en atravesar la capa, lo que resulta en una distorsión fácilmente detectable que delata la presencia de la capa.

La capa espectral, hace que la luz n ose redirige alrededor del objeto, sino que se hace pasar a través de él. El dispositivo cambia selectivamente la luz de una parte del espectro a otra, antes de devolverla a su estado normal en el otro lado.

El propio dispositivo hace todo esto utilizando 2 componentes disponibles, colocados en pares en lados opuestos del objeto. Un filtro óptico dispersivo fuerza a diferentes colores de luz a viajar a diferentes velocidades, luego esa luz golpea a un modulador de fase temporal, el cual cambia la frecuencia de la luz basada en el momento en que pasa a través de él.

Esto permite manipular la luz para evitar reflejar el color del objeto, y una vez que la onda ha pasado a través de él, esos componentes trabajan al revés para restaurar el estado original de la luz.

Para cualquier uso práctico de camuflaje, el dispositivo tendría que funcionar en 3 dimensiones. La tecnología podría utilizarse en sistemas de comunicaciones por fibra óptica, haciéndolos más seguros y eficientes.

Written by cadiz-virtual